Ir a contenido
¡Envíos a todo México, contáctanos: 33 1569 3355
¡Envíos a todo México, contáctanos: 33 1569 3355
Consejos para sentar a una persona en una silla de ruedas con la postura adecuada

Consejos para sentar a una persona en una silla de ruedas con la postura adecuada

Mantener una buena postura al sentarse y desplazarse en silla de ruedas es de gran importancia. Algo que parece tan sencillo, como la forma de sentarse en este dispositivo de desplazamiento, tiene la capacidad de influir aspectos como la reducción del estrés en el cuerpo, la comodidad, la maniobrabilidad de la silla de ruedas y la reducción de sufrir accidentes y lesiones. 

Para hablar de una postura correcta, es necesario que cada parte del cuerpo del usuario de la silla de ruedas esté en la posición correcta en relación con la siguiente, empezando por la cabeza y hasta los pies. Recuerda esta frase clave: cada parte influye en la siguiente, por eso, un buen punto de partida es asegurarse de que la silla de ruedas es del tamaño adecuado para ajustarse bien y proporcionar un buen soporte postural para cada parte del cuerpo.

Luego, verifica los siguientes puntos que te ayudarán a lograr un buen soporte postural en silla de ruedas:

  • Estabiliza la pelvis: La pelvis es la base de una buena posición corporal. Para lograr su estabilidad, verifica que el asiento de la silla de ruedas tenga buen soporte, revisando por ejemplo, su tamaño. La profundidad correcta asegura el usuario de la silla de ruedas se siente completamente hacia atrás, con su peso distribuido uniformemente por sus muslos y glúteos. A su vez, el ancho correcto del asiento evita que la pelvis se deslice hacia un lado o se tuerza, lo que puede dañar la piel y alterar la posición de la columna. Algunas sillas de ruedas permiten ajustar el ángulo del asiento, y esto puede reducir el deslizamiento hacia adelante o brindar más apoyo si se tienen dificultades de equilibrio al sentarse. 
  • Estabilice las curvas de la columna vertebral: La columna vertebral tiene tres curvas naturales, similares a una ‘S’, que brindan la posición más estable para la espalda. Si estas curvas no se apoyan adecuadamente, pueden causar posiciones anormales, incomodidad y posibles daños a largo plazo. Lo mejor es sentarse erguido, echar los hombros hacia atrás y asegurarse de no caer o inclinarse hacia un lado. Si el usuario de la silla de ruedas no puede mantener esta posición, es probable que el respaldo de la silla esté funcionando incorrectamente, y sea incapaz de brindar suficiente apoyo postural. Verifica que la altura y el ancho de la espalda en la sila sean los correctos, ya que apoyan la curva inferior de la espalda. Es posible que también sea necesario ajustar la tensión y el ángulo de la espalda para proporcionar un mayor apoyo postural. Para quienes tienen mayores dificultades físicas, existen sistemas de respaldo adicionales para alinear adecuadamente su columna.
  • Apoya los pies: Los pies soportan parte del peso y brindan estabilidad adicional a la pelvis. Un apoyo insuficiente para los pies puede desalinear el cuerpo, así que lo mejor es comprobar que la altura y posición de los reposapiés sean las correctas. La altura debe colocar las caderas y las rodillas en ángulos rectos y garantizar que su peso se distribuya uniformemente. Si los pies están demasiado hacia adelante, esto inclina la pelvis y provoca encorvamiento o riesgo de daño por presión. Si están demasiado hacia atrás, esto empuja la pelvis hacia el otro lado y altera las curvas normales de la espalda.
  • Apoya los brazos: La posición de sus brazos puede tirar de los hombros hacia abajo o empujarlos hacia arriba, lo que afecta las curvas superiores de la columna y la posición de la cabeza. Asegúrate de que los apoyabrazos tengan la altura correcta para sostenerlos manteniendo los hombros nivelados y las curvas naturales del cuello.
  • Centraliza la cabeza: Erguida, en el medio, con la barbilla ligeramente doblada y con suficiente estabilidad para mirar en diferentes direcciones: esta es la posición que debe guardar la cabeza. Pero, si se inclina hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado, esto puede desalinear la columna vertebral, causando malestar y posiblemente, lesiones. Si la cabeza no puede mantener una posición central después de que se hayan estabilizado otras partes de su postura, probablemente requerirán el apoyo de otros dispositivos especiales para el cuello y/o la cabeza.
Artículo anterior Tips para evitar el estrés si estás en silla de ruedas
Artículo siguiente Para qué nos sirve un glucómetro y cuándo debes usarlo